Pin It

El Cáceres obligó al Estudiantes a tomárselo en serio (65-67)

estadio placentino | sábado, septiembre 05, 2015 |

Ben Mockford bota el balón ante el estudiantil Graham.
Cáceres Patrimonio
65
Movistar Estudiantes
67
CÁCERES PATRIMONIO.Marco (2), Mockford (13), Jakstas (12), Slezas (4), Parejo (5) –cinco inicial-, Víctor Serrano (8), Álvaro Frutos (2), Añaterve Cruz (5), Sergio Pérez (12), Corrales, Toledo (2) y Alberto Cano.
MOVISTAR ESTUDIANTES.Jaime Fernández (10), Hernangómez (23), Bircevic (6), Graham (3), Vicedo (6) –cinco inicial-, Guerra (4), Brizuela (9), Javi Salgado (6), Sainsbury, Ander Martínez y Alberto Torres.
PARCIALES:
19-17, 48-26, 60-45 y 65-67.
INCIDENCIAS:
Pabellón Ciudad de Plasencia, 1.700 espectadores. Partido benéfico a favor de las Asociaciones de Amigos del Pueblo Saharaui.






































Juan Carlos Ramos (Diario Hoy) / Plasencia


Es lo que tiene jugar contra los grandes. De nada sirve tener a tu rival contra las cuerdas, no dejarle salir del rincón, llevarle a la lona en más de una ocasión… Hasta que la cuenta atrás no llegue hasta diez, no puedes cantar victoria. Trasladado a términos pugilísticos, eso es lo que le sucedió al Cáceres Patrimonio de la Humanidad ante el Movistar Estudiantes en el partido que abría la pretemporada 2015/2015. Un encuentro disputado al abrigo de 1.700 espectadores que revivieron los mejores tiempos de la Bombonera placentina y que sirvió para dar un apoyo económico y moral a las Asociaciones de Amigos del Pueblo Saharaui y a los niños que acogen todos los veranos.

En lo deportivo, el 65-67 a favor del equipo colegial entra dentro de la lógica. Lo que fue realmente llamativo fue, primero, que el Cáceres gozara de una renta de 25 puntos en el minuto 24 (56-31). Y segundo, que el Estudiantes fuera capaz de remontar esa desventaja en el tiempo restante (65-67).

En el Cáceres, todos fueron de la partida a excepción de Mansour Kasse, que no se quitó el chándal a causa de una contractura en la espalda. No estaba el pívot senegalés, pero sí Ben Mockford, que se volvía a reaparecer nueve meses después. Suyo fue el triple que dio la primera ventaja al Cáceres (3-0).

Las imprecisiones del arranque favorecieron al Estudiantes, que sólo pudo gozar ventajas el tiempo que el Cáceres tardó en pasar de modo ‘usted’ a modo ‘tú’. Tener delante a Juancho Hernangómez impresionaba, pero la baza del internacional resultó demasiado escasa para frenar el ímpetu cacereño. A estas alturas, el Cáceres resultaba ser muy reconocible para los aficionados que se desplazaron hasta Plasencia, pero que quedaron sorprendidos con el potencial interior que pueden ofrecer recién llegados como Slezas, Víctor Serrano y Sergio Pérez. Con 19-17 se cerró el primer cuarto.

En el segundo acto el Cáceres se siguió mostrando muy superior a un Estudiantes al que sólo le faltaba Nacho Martín. En este sentido, Rolandas Jakstas ofreció diez minutos que bien le han de valer en un futuro para situarse en el escaparate ACB. La tercera de Bircevic y su retirada al banquillo ayudó plasmar sucesivas máximas ventajas verdinegras hasta el descanso (48-26).

Un triplazo de Mockford, más entonado que en el arranque, certificó la que sería máxima cacereña en el minuto 24 (56-31). A partir de ahí, Diego Ocampo prescindió de experimentos y se fue a lo seguro, a la intimidación de Fran Guerra, a la dirección de Javi Salgado y al talento de Juancho Hernangómez. El Cáceres entró en barrena y, aunque seguía teniendo una sensible renta al final del tercer cuarto (60-45), en el último cuarto se derritió como un azucarillo sobre la pista. Casi siete minutos tardó en anotar (62-59). Fue el último intento de mantener la victoria a salvo, pero la remontada se hizo inevitable con tres minutos por disputarse. El Estudiantes ni tan siquiera tuvo que sufrir en el último minuto, ya que la última canasta local –un triple de Mockford- sólo llegó mientras sonaba la bocina (65-67).

Categoría : , , ,