Representacón del Río Jerte en la Copa de España Cadete 1.000 metros de piragüismo.

El Club de Piragüismo Río Jerte  de Plasencia se desplaza el próximo fin de semana hasta Verducido (Pontevedra) para disputar la Copa de España de Cadete 1.000 metros. Cinco palistas representarán a Plasencia en aguas gallegas.

En K1 participan Hugo Gómez Almendral, Álex Regidor Marín, Daniel Iglesias Martín, Paula Sanguino  Anaya y Candela Ramos García.

En K2 el Club Río Jerte estará representado por Hugo Gómez y Alex Regidor, en hombre cadete; y Paula Sanguino y Candela Ramos en mujer cadete.

El club agradece el apoyo recibido desde la Federación Extremeña de Piragüismo por apostar por el piragüismo extremeño, cediendo la embarcación que hará posible la participación de este club en la modalidad de K2.

Los entrenamientos del club se siguen desarrollando en el  Parque del  Cachón, a la espera del acceso al río adecuado que facilite el entrenamiento diario de más de 30 palistas, dice en un comunicado.


El Torneo de Ferias de Fútbol-7 Base, que desde este año empezará a rendir homenaje al árbitro Adrián Quijada Alcón, se celebrará del 7 al 9 de junio en los campos del Parque y de Los Pitufos. Un torneo reservado a categorías prebenjamín, benjamín, alevín, infantil, cadete y juvenil.

Habrá premio de trofeo y jamón para los equipos campeones. La inscripción de cada equipo es de 30 euros.

Para más información, en el teléfono 692 462 737.


Luismi abraza a sus jugadores a la conclusión del partido ante el Jerez. / EDUARDO RAMOS
UP Plasencia
2
Jerez CF
0
UP PLASENCIA.
Sergio Moya, Juanals, Edet, Carlos Valverde (Álvaro Domínguez, m.46), Durántez (Borja Encada, m.46), Pablo Bueno, Javi López, Manu Moreira, Aarón y Luismi Redondo (Dani Alcón, m.86).
JEREZ CF.
Sergio, Pablo Pérez (Óscar Chaves, m.79), Carlos Arias, Ferreirinha, Barrero (Javi Galván, m.64), Juan Carlos, Miguel Pérez (Sebi, m.82), Dylan, Ramiro, Chema y Platero.
GOLES:

1-0 (m.48): Aarón. 2-0 (m.78): Álvaro Juanals.
ÁRBITRO:
Antonio Aparicio Álvarez. Mostró tarjetas amarillas a Manu Moreira y Pablo Bueno, de la UP Plasencia; y a Miguel Pérez, del Jerez.
INCIDENCIAS:
Estadio Municipal, 600 espectadores.
























Juan Carlos Ramos / Plasencia


El Plasencia ha hecho en la segunda vuelta más de lo que le era posible y, aun así, no ha bastado. Antes de que llegara la desbandada de jugadores, en la jornada 19, la UPP estaba a tres puntos del cuarto puesto que ocupaba el Coria. Media temporada después, tras ganar al Jerez por 2-0, el equipo placentino ha acabado a solo uno.

Todo lo que ha hecho le ha valido para llegar a la última jornada con opciones matemáticas de clasificación para el playoff. Remotas, es cierto. Para ello, tenía que esperar la derrota del Coria en casa ante el Extremadura B. Y si perdía por solo un gol, lograr ante el Jerez una diferencia de nueve goles. No se produjo ni una cosa ni la otra.

El Plasencia salió a tumba abierta apurando esas escasísimas opciones de cuarto puesto. Con Pedro Gilarte sancionado y Kofi lesionado, las labores de creación y de remate fueron para el joven Pablo Bueno y el exdeportivista Luismi Redondo.

Con defensa de tres, la UPP se arriesgó a conceder espacio y el Jerez estuvo a punto de aprovecharlo en un par de ellas. En la más clara, el disparo de Platero a bocajarro se encontró con Sergio Moya.

Luismi corrigió un par de detalles y a partir de ahí el encuentro transcurrió con una extrema igualdad. Los acercamientos placentinos más claros corrieron a cargo de un central como Álvaro Juanals en sendos remates de cabeza.

El técnico unionista decidió sacudir el partido dando entrada dos jugadores de corte más técnico, el juvenil Álvaro Domínguez y el extremo Borja Encada. La apuesta dio resultado tres minutos después, tras un saque de esquina de Manu Moreira cabeceado perfectamente por Aarón.

El Plasencia tocó arrebato y no dejó de llegar a la portería de Sergio. Incluso, tuvo oportunidad para golear, sin llegar necesariamente al utópico 9-0. Belli, Aarón de disparo al larguero, Manu Moreira, Luismi Redondo y otra vez Aarón perdonaron esa goleada.

El que no lo hizo fue Álvaro Juanals, que ha llegado a este tramo final de liga en un gran estado de forma. De remate de cabeza picado, dio forma al regalo que le concedió Manu Moreira en forma de centro (2-0).

No hubo tiempo para más. Al final, caras de tristeza y lágrimas, más que por el hecho de no obtener la clasificación, por la realidad de que la próxima temporada muchos de los jugadores no volverán a ser compañeros.
Momento del 0-1, tras la falta directa ejecutada por Luismi que botó detrás de la línea de gol. / JUDITH GRANDE
AD Llerenense
1
UP Plasencia
3
AD LLERENENSE.
Fran de Diego, Carlos Toy, Noni, Iván López (Luis, m.46), Zuri (Lolo Gato, m.78), Sergio Cebada, Jesús Toy, Jaime Mateos, Mario Tomé, Mario Benjumea (Migue Corado, m.64) y Edu Moya.
UP PLASENCIA.
Sergio Moya, Edet, Álvaro Juanals, Carlos Valverde, Pedro Gilarte (Pablo Bueno, m.75), Luismi Redondo, Aarón, Fede Tobler, Durántez, Kofi (Borja Encada, m.40 (Manu Moreira, m.67)) y Belli.
GOLES:

0-1 (m.25): Luismi Redondo. 0-2 (m.35): Kofi. 1-2 (m.58): Sergio Cebada. 1-3 (m.80): Manu Moreira.
ÁRBITRO:
Cordón Valladares. Mostró tarjetas amarillas a Noni, Segio Cebada y a Edu Moya, del Llerenense; y a Edet Ibok, Federico Tobler y a José Pedro.
INCIDENCIAS:
Fernando Robina, 500 espectadores












Juan Carlos Ramos / Plasencia


La UP Plasencia llegará con opciones de clasificación para el playoff de ascenso a la última jornada tras ganar el Llerena (1-3). Remotas, pero opciones al fin y al cabo. Para ello, tendrá que esperar la derrota del Coria en casa ante el Extremadura B y lograr una goleada de escándalo ante el Jerez.

Un ejemplo práctico que favorecería a la UPP sería una derrota mínima del Coria y una victoria placentina por 9-0. Es aceptable cualquier combinación que neutralice la diferencia de 10 goles a favor del Coria en la actualidad.

El Plasencia sabía que en Llerena tenía que golear para tener alguna pequeña opción, pero también era consciente de que el Fernando Robina es uno de los campos más complicados de Tercera División. Allí han mordido el polvo equipos como el Mérida o el Coria. De esta forma, una victoria ya se daba por buena.

La UPP sorprendió a todos con una defensa de cinco defensas, los cuales todos han ejercido a lo largo de la temporada como centrales. Delante, dejaba muy solos a Luismi Redondo y Kofi.

Sin embargo, el Plasencia tuvo una pegada que no había tenido hasta la fecha. En cuatro o cinco llegadas, marcó tres goles. El primero, de falta directa de Luismi que dio en el larguero y botó detrás de la línea de gol por milímetros (0-1, m.35).

Diez minutos después llegó el 0-2. Kofi marcó a puerta vacía tras una salida a la desesperada de Fran de Diego. No lo pudo celebrar, porque la entrada del portero a destiempo acabó con el delantero en el hospital con una lesión de rodilla.

En la segunda parte, el Llerenense se estiró y comenzó a jugar más alegre. Mario Tomé lideró las operaciones y Sergio Cebada puso el martillo con su pierna izquierda. En uno de sus zambombazos, mandó el balón a la escuadra (1-2, m.58).

El asedio local fue a menos en el transcurso de la segunda parte y el Plasencia pudo sentencia a diez para el final tras un servicio de Aarón y un remate a placer de Manu Moreira en el segundo palo (1-3).

HAZ CLICK SOBRE LA IMAGEN PARA ACCEDER A NUESTRO CANAL DE YOUTUBE
Javier Cardito defiende a Covington en el último partido de liga ante el Hospitalet.
Extremadura Plasencia
58
CB Hospitalet
66
EXTREMADURA PLASENCIA.
Duane Morgan (23), José Antonio Medina (6), Diego Gallardo (2), Mario Álvarez (4), Arturo Fernández (3) –cinco inicial-, Pablo Villarejo (5), Germán Martínez (3), Javier Cardito (7), Pedro Blázquez (3), Adrián López y Deng Mayot (2).
CB HOSPITALET.
Joan Creus (9), Iván García (13), Mouhamadou (15), Edgar San Epifanio (4), Garret Covington (16) –cinco inicial-, Javier Rodríguez (5), Xavier Guía (4), Albert Homs, Nil Baques, Maurice Kirby y Álex Navas.
PARCIALES:

16-13, 32-32, 39-50 y 58-66.
+Estadísticas.
ÁRBITROS:
Mariano Martín Palomo Cañas y José Antonio Sastre del Río.
INCIDENCIAS:
Pabellón Ciudad de Plasencia, 250 espectadores.












Juan Carlos Ramos / Plasencia


El Extremadura Plasencia dijo adiós a una gris y decepcionante temporada, consumada la pasada semana con el descenso, con una última derrota en casa ante el Hospitalet (58-66). A los catalanes les iba la vida para no caer también a la Liga EBA y demostraron tener más hambre, mientras que los placentinos no encontraron motivación suficiente en la posibilidad de escalar un puesto y ser el primero en optar a posibles vacantes la pasada temporada. La inesperada derrota de Gijón, el último en firmar el descenso, se lo hubiera permitido.

El Hospitalet saltó a la cancha dispuesto a meter tierra de por medio muy pronto. Lo hizo hasta que Convington comenzó a acusar el desgaste de dirigir todas las maniobras ofensivas. Del 6-11 se pasó al 16-13.

Por parte placentina, en la falta de brío generalizada, solo destacó la alegría de Duane Morgan. Hizo lo que pudo durante 35 minutos y eso le permitió al Plasencia cobrar una máxima de cinco (22-17) y llegar empatados al descanso (32-32) cuando Iván García y Diop comenzaron a hacer daño por dentro.

El único argumento de Morgan ya fue insuficiente para evitar la desconexión del Extremadura Plasencia tras la salida de vestuarios. Un parcial catalán de salida de 0-11 y cuatro minutos sin anotar en las filas locales otorgaron al Hospitalet una renta de diez puntos con la que se supo manejar perfectamente hasta el final del partido: 39-50 al final del tercer cuarto.

Sin embargo, otra vez con Duane Morgan como estilete (acabó con 23 puntos), el Plasencia se llegó a cinco puntos a poco más de tres minutos para el final (53-38). Un estratosférico triple de Joan Creus, casi a continuación, acabó por liquidar el choque (53-61).

A partir de ahí, hubo tiempo para dar espacio a los canteranos y despedir una temporada aciaga en lo deportivo. El Plasencia tendrá que esperar a ver qué movimientos depara el mercado de plazas durante el verano, mientras que el Hospitalet celebró su permanencia en el parquet de La Bombonera. Lo más curioso es que, de haber perdido, tampoco hubiera descendido a causa de la derrota del Gijón.
Borja Encada, en el partido ante el Llerenense en la primera vuelta de la liga.

Juan Carlos Ramos / Lo que le queda al Plasencia ya no es misión imposible, es de auténtico milagro deportivo de proporciones nunca ante vistas en la historia del deporte. El empate del Coria este sábado en Calamonte hace que la clasificación del equipo cauriense para el playoff sea virtual y que el Plasencia, si quiere arrebatarle el cuarto puesto, tenga que completar una proeza histórica.

Para empezar, debe ganar en una plaza tan complicada como la del Llerenense, si bien es cierto que ya no se juega nada. Segundo, ganar la próxima semana a un Jerez que tampoco se juega nada. Tercero, esperar la próxima jornada la derrota del Coria en su campo ante el Extremadura, otro que llega sin motivaciones a esta recta final. Y cuarto, lo más inverosímil, ganar al Llerenense y al Jerez por una diferencia acumulada de once goles.

Es algo a lo que obliga por la diferencia de goles actual del Coria y el Plasencia, que decantaría la balanza a favor de los primeros en caso de empate a puntos, ya que en los duelos particulares firmaron dos igualadas.

Es decir, dos victorias de la UPP por 0-5 y 6-0 y una derrota del Coria darían la clasificación a los placentinos en la última jornada.

El Plasencia es consciente de que estas cuentas son utópicas y prefiere salir a Llerena a competir y a sumar una victoria que borre el mal sabor de boca que han dejado los últimos tropiezos ante el Valdelalcazada y el Diocesano, que han torpedeado sus opciones de clasificación para el playoff.

Lo tendrá que hacer sin dos jugadores, que fueron expulsados el pasado domingo. Por una parte, Javi López, sancionado con un partido; y por otra, el segundo portero, Héctor, sancionados con dos partidos.

El Llerenense, por su parte, quiere alargar su idilio en el Fernando Robina, donde ha ganado cuatro de sus últimos cinco partidos y seguir optando a alcanzar el décimo puesto de la tabla clasificatoria.

Llerenense: Juan, Carlos Toy, David, Noni, Sergio Cebada, Edu Moya, Tiny, Jesús, Mario Tomé, Luis y Jaime.

UP Plasencia: Sergio Moya, Belli, Carlos Valverde, Edet, Álvaro Juanals, Durántez, Pedro Gilarte, Luismi Redondo, Manu Moreira, Aarón y Kofi.

Árbitro: Antonio Cordón Valladares.

Incidencias: Campo Fernando Robina, 19:00 horas.

Duane Morgan, en el partido ante el Gijón, que podría salir beneficiado en caso de victoria placentina.

Juan Carlos Ramos / Acaba la temporada en la LEB Plata y para el Extremadura Plasencia, que en esta jornada decisiva ya no tiene nada en juego. Una vez consumado el descenso a la Liga EBA la pasada semana, al equipo placentino no le queda otra que ser juez de la competición. Has tres equipos (Rioja, Baskonia y Gijón) estarán cruzando los dedos para que el Plasencia gane al Hospitalet y allane el camino de sus respectivas permanencias (La Bombonera, 20:00 horas).

Y el Plasencia quiere ganar por dos motivos. El primero, para tener la opción de escalar una posición y ser el primero en optar posibles vacantes en la LEB Plata en la próxima temporada. Y segundo, para acabar compitiendo y con una dignidad que no han tenido los equipos, que por arriba o por abajo, ya no les iba nada en juego en las últimas jornadas.

Aquí nadie se va de vacaciones, aquí nadie se va a casa para ahorrarse unos días de salario. "Queremos ganar, queremos disfrutar y acabar la temporada de forma correcta. Queremos dedicar la victoria a los aficionados y competir al máximo. Que la gente se vaya a casa con una sonrisa", decía Raúl Pérez en la previa del partido.

El Hospitalet sabe que si pierde, está prácticamente descendido. Sus rivales directos se enfrentan ante equipos que no se juegan nada y ya sabemos cómo han transcurrido las jornadas sobre este escenario. El principal beneficiado sería el Gijón, que confía más en la victoria del Plasencia que en la del Albacete en la cancha del Baskonia para salvarse.

El Plasencia echará el cierre a una campaña muy complicada, donde se partió con expectativas altas y acabó descendido. "A principios de temporada teníamos un plantillón, con jugadores como Roberts o Tomasevic que ya no están. Pero los que quedan son grandes jugadores y con hambre de trabajar, profesionales como la copa de un pino", señala el técnico.

La Selección Extremeña posa con sus trofeos en el Campeonato de España de salmónidos mosca.

El placentino Cristian Hernández Panadero (Sociedad de Pescadores Virgen del Puerto) y el leonés Rubén Santos Becerro (Unión de Pescadores de Plasencia) fueron protagonistas el pasado fin de semana de un hecho histórico para la pesca de nuestra ciudad al colgarse ambos la medalla de bronce con la Selección Extremeña de salmónidos mosca en el Campeonato de España de la especialidad que se disputó en Asturias, en las aguas del río Piloña. 

Es la primera vez en los 30 años de historia de la competición que una Selección Extremeña consigue una medalla por equipos, siendo además la única presea que le faltaba al extenso y exitoso palmarés deportivo de la Federación Extremeña en todas sus especialidades y categorías.

La competición, en la que Extremadura solo había cosechado tres medallas individuales en los 30 años de vida de la misma (el propio Rubén Santos logró el oro en 2014), se celebró entre las localidades asturianas de Infiesto y Arriondas, en el mismo lugar en el que un mes antes se había celebrado el campeonato de España de salmónidos lance. Allí los placentinos Miguel Bonifacio y Vicente Pérez conquistaron otra medalla de bronce con la Selección Extremeña. 

A diferencia de ese primer fin de semana de abril, el río bajaba muy corto de caudal por la escasez de lluvias. Y si a eso unimos el excesivo número de participantes, el campeonato quedaba supeditado a un sorteo decente en cuanto a los tramos a pescar y las horas de los mismos, ya que las truchas, reos y esguines de salmón que pueblan el Piloña mostraron un comportamiento muy errático.

Ya desde el principio se pudo comprobar que los extremeños no habían ido a Asturias como meras comparsas. Su cuarta posición en la manga inaugural hacía presagiar un buen resultado. El transcurso de la competición no hizo más que confirmar la regularidad de la Selección Extremeña, que, tras situarse en puestos de podio la tarde del viernes, ya no abandonó los mismos. 

El conjunto extremeño, compuesto además de por Cristian Hernández y Rubén Santos, por Ramón Núñez Cañadas, Víctor Gómez Vaquero, Santiago Hernández Villarino, Ángel Javier Tello Benito y Óscar Curiel Sáinz, basó su pesca principalmente en la pesca con ninfa, adaptándose a las circunstancias cuando el río lo pedía y utilizando la técnica de mosca seca en más ocasiones de las habituales en este tipo de competiciones.

Solo una reacción enorme de la Selección Catalana en la segunda jornada de competición, que le hizo llevarse la plata, impidió un mejor resultado de la Selección Extremeña en un campeonato que ganó con total justicia la Selección de Galicia y en que Extremadura dejó fuera de los puestos nobles a selecciones potentísimas como Asturias, el País Vasco o Castilla y León, con varios campeones del mundo en sus filas y que asistieron, atónitos, a un podio tan sorprendente como histórico del cuadro extremeño. 

En el apartado individual, Rubén Santos fue el mejor extremeño, en 10ª posición, en un campeonato ganado en este apartado con total autoridad por el vasco Ander Pérez Larruskain.

Tras este resultado, Rubén Santos, que acudirá al Campeonato de Europa de la disciplina el próximo mes de junio, competición que se disputará en Montenegro, acumula cuatro medallas nacionales, dos oros individuales en río y lago y dos bronces por equipos, el logrado el pasado fin de semana y otro conseguido con la selección de lago en 2017.

Rubén Santos, con el trofeo de tercer clasificado.
Por su parte, Cristian Hernández logra su primera medalla nacional en categoría absoluta, figurando también en su palmarés el bronce logrado en categoría juvenil con la Selección Extremeña en el año 2016.

Cristian Hernández, con la medalla de bronce.


De izquierda a derecha, María Durán y Yaiza Escalante, judokas de la Escuela de Judo Ciudad de Plasencia.
El Pabellón Polideportivo Municipal de la Font de Sant Lluís de Valencia acogió el pasado fin de semana el Campeonato de España de Judo en edad escolar, dirigido a los judokas de las categorías Infantil y Cadete. 

La Escuela de Judo Ciudad de Plasencia estuvo representada por María Durán Domínguez (-36 kg) y Yaiza Escalante Porras (-48 kg). 

María Durán llegó hasta octavos de final, donde cayó con la que a la postre fue campeona de España. Tras la repesca, acabó siendo novena de España. Hay que recordar que María es infantil de primer año y la próxima temporada seguirá en la misma categoría. 

Yaiza Escalante cayó en primera ronda. Un pequeño error al inicio de un combate, en el que llevó la iniciativa y dominó de principio a fin, la privó de acabar más arriba. 
Un momento de la Copa de España de Escalada en Bloque 2019. FRAN CÓRDOBA
Desnivel.com / Plasencia vuelve a ser este fin de semana el epicentro de la escalada a nivel nacional. Si hace dos fines de semana la localidad se llenaba de jóvenes escaladores procedentes de toda España del máximo nivel escolar, en esta ocasión serán la categoría absoluta, los escaladores más fuertes del panorama nacional, quien abarroten la colchoneta del rocódromo de los hermanos Cano para disputar el pódium final de la Copa. Un dato importante: los deportistas extremeños tienen claras aspiraciones al podium. 

Es el tercer año consecutivo que Plasencia acoge esta prueba de Copa, que este año ha estado compuesta por tres pruebas desarrolladas en Salamanca y Madrid, afianzándose como sede fija de esta prueba de carácter nacional. Como en años anteriores se emitirá el evento en directo a través del canal de Youtube del Cereza Wall. 

En esta edición el equipo de organización contará con los equipadores nacionales Daniel Andrada y Carlos Catari y el equipo de árbitros FEDME capitaneado por Marcial Alemán.

Participarán por supuesto los escaladores de la Selección extremeña capitaneados por Javier Cano. Un gran grupo compuesto por Pablo Rodríguez, Alberto Ginés, Antía Freitas, María Paredes, Marco Sánchez, Elisabeth Puertas y Alex Crespo, algunos de ellos con claras opciones de pódium de la prueba y en la final de la Copa. 

Horario Copa España Bloque 
sábado 11 de mayo 
8:30 Reunión técnica, recepción de los participantes y entrega de dorsales. 
9:00 Apertura de Zona de Calentamiento. 
10:00 – 11:30 Clasificatoria Absoluta Femenina. 
12:00 – 14:00 Clasificatoria Absoluta Masculina. 
(Estos horarios están sujetos a cambios. Dependerá del número de participantes por categoría y se informará en la reunión técnica de cualquier cambio que se pueda producir)
18:00 – Apertura de la zona de aislamiento para Finalistas 
18:30 – Cierre de la zona de asilamiento 
19:00 – Presentación de los competidores 
19:10 – Comienzo Final Femenina 
20:00 – Comienzo Final Masculina 
21:30 – Entrega de Premios 

La entrada es gratuita hasta completar el aforo de la sala. 

Y el domingo: Cereza Wall IV Open Popular 
Y como colofón a este intenso fin de semana de escalada el domingo se desarrollará en el Cereza Wall el IV Open Popular, prueba del circuito extremeño de escalada de la FEDME y la DGD. Que contará con una alta participación de más de 100 deportistas de todos los niveles, desde iniciación hasta expertos escaladores de la Copa de España que completan su fin de semana participando en esta prueba. 

En esta edición los deportistas contará con 2 horas de escalada para intentar resolver las 30 propuestas de bloques que realizarán los equipadores locales del rocódromo (Javier Cano, Juan José Cano y Rubén López), puntuando los 8 problemas más difíciles conseguidos por cada participante, pasando los 6 escaladores con mayor puntuación a la final de la tarde. 

Como novedad este año se realizarán finales en las categorías Sub12, Sub18, Avanzado y Absoluta, en modalidad a Duelo (Todos los deportistas finalistas participan simultáneamente en parejas, con un tiempo estimado por cada problema). 

El programa del evento es el siguiente: 
9:00 Apertura de inscripciones en recepción 
10:00-12:00 Maratón Infantil y Promocional 
12:10-15:10 Maratón Absoluto, Juvenil y Avanzado 
16:30 – Apertura zona de calentamiento 
17:00- Inicio de las finales a “DUELO” sobre 3 bloques. 
19:45 Gran sorteo y Entrega de Premios Final. 

La fiesta de la escalada se complementa con la entrega de premios en productos típicos aportados por el Ayto. de Plasencia y un gran sorteo de material de escalada aportado por las marcas de montaña y tiendas especializadas que colaboran con el evento.

Los jugadores de Pimentón La Chinata celebran su victoria en la final de Copa ante el Valdastillas por 4-1.
Pimentón La Chinata no para de ganar. El año pasado ganó el título de 3ª División de Fútbol-7 Rosal de Ayala y éste ha conseguido doblete a pesar de tratarse de un equipo de 2ª División. Primero ganó su competición en la última jornada y el pasado fin de semana se adjudicó el título de Copa tras ganar en la final al Valdastillas Bar Javi'er por 4-1.

Tras la final de Copa, la Asociación de Fútbol-7 del Rosal de Ayala llevó a cabo la tradicional entrega de premios, donde se reconoció a los equipos campeones, a los máximos goleadores y al equipo más deportivo.


Arturo (Pimentón La Chinata) recoge el trofeo de Campeón de Copa.
Valdastillas Bar Javi'er, subcampeón de Copa.

Desguace Hierros Díaz, campeón de liga de 1ª División.
Distrito 23 Reformas Pecasa, subcampeón de liga de 2ª División.
Pimentón La Chinata, campeón de liga de 2ª División.
Los Martinelis, campeón de liga de 3ª División.
Gabri Paramio (Hierros Díaz), pichichi de 1ª División.
José Luis Gil (Prefabricados Ruta de la Plata), pichichi de 2ª División.
Ángel Vázquez (Los Martinelis), pichichi de 3ª División.
Academia Unimar, Trofeo a la Deportividad.
El chinato Dani Canelo, a la derecha, volvió a repetir triunfo como copiloto en Campanario.
El almendralejense Eduardo Noriego y el chinato Daniel Canelo (Motor Club Almendralejo) han revalidado su triunfo en el Rally Interprovincial de Campanario, que se ha desarrollado por las comarcas de Las Villuercas y La Serena. 

Los vencedores han empleado un tiempo global de 58.37 minutos en completar los 8 tramos, con el mejor crono en cinco de ellos, a los mandos de un Renault Clío R3

La segunda plaza de la general fue para los componentes Álvaro Gómez y Alberto Fariña (Ráfagas Racing) con un BMW 325i a algo más de 59 segundos de los ganadores. 

La tercera posición de la general fue para Álvaro Camacho y Francisco Miguel Colchón (Escudería Lemans) con un Ford Fiesta R2 y un tiempo de 59.55 minutos.

La dupla del Extremadura Rallye Team conformada por el placentino Paco Montes y David Collado conseguía finalizar en sexta posición de la general y primeros de la clase N1 en el Rally de Campanario Interprovincial. Por su parte, el chinato Miguel Grande y Candi Sánchez tuvieron que abandonar tras las dos pasadas al tramo de Piedraescrita, 

El placentino Juan Carlos Mordillo y Sara Hernández (Q Racing Extremadura) se imponían en la Copa FEXA-RallyAl con un tiempo de 01:12.59, con más de 01:22 minutos de ventaja sobre Francisco Miguel Pacheco y Pedro Joaquín Calderón (Ráfagas Racing) y con Óscar Moreno y Alerto Álvarez (Escudería Plasencia) en tercera posición, a más de 4 minutos de los vencedores.

Los jugadores de la UPP saltaron al césped con camisetas reivindicativas. / JESÚS GARCÍA / EDUARDO RAMOS
UP Plasencia
1
CD Diocesano
2
UP PLASENCIA.
Sergio Moya, Belli, Carlos Valverde (Javi López, m.54), Edet, Álvaro Juanals, Durántez (Alfonso Bernal, m.85), Luismi Redondo, Manu Moreira, Aarón y Kofi (Borja Encada, m.64).
CD DIOCESANO.
Oriol, Manu, Iván, Valentín, Sergio (Ismael, m.71), Manolo, Deme (Colo, m.8), Adri (Jaime Corchado, m.61), Juanlu, Javi Bernal e Iván Fernández.
GOLES:

0-1 (m.53): Iván Fernández. 1-1 (m.56): Luismi Redondo, de penalti. 1-2 (m.91): Javi Bernal.
ÁRBITRO:
José Manuel Fernández Fernández. Mostró tarjetas amarillas a Contreras y Manolo, del Diocesano. Expulsó al portero suplente Héctor (m.56) y a Javi López, tras acabar el partido, ambos de la UP Plasencia.
INCIDENCIAS:
Estadio Municipal, 700 espectadores.



































Juan Carlos Ramos / Plasencia


Lo que no puede ser, no puede ser, y además es imposible. El Plasencia ha rechazado durante 36 jornadas ceder a esta quintaesencia de la sabiduría popular, pero desafiar la lógica tiene un periodo de caducidad. La engañas una vez, dos, tres, si tienes fe hasta cuatro… pero la quinta ya cuesta. Y la UPP, después de 36 jornadas de penurias extradeportivas, ha tenido que hincar la rodilla, exhausto física y mentalmente. 

Ante el Diocesano podía haber ganado a base de fe y de casta, pero para ello tuvo que dejar al aire las costuras. El equipo cacereño lo aprovechó para apuntillar en el descuento (1-2).

Con esta derrota, el Plasencia prácticamente se despide de los playoff de ascenso. La única opción que le queda es ganar sus dos partidos (Llerenense fuera y Jerez en casa) y que el Coria pierda los suyos (Calamonte fuera y Extremadura B en casa).

Una vez más, la plantilla de la UPP volvió a realizar una acción de protesta a causa de las mensualidades pendientes. Hace dos semanas hizo un pequeño plante cuando echó a rodar la bola. En esta ocasión, saltó al campo con camisetas con la leyenda "¡Basta ya de mentiras! Queremos cobrar". 

Tras el partido, toda la plantilla compareció en rueda de prensa para leer un comunicado público en el que denunció que "no ha recibido ningún pago desde enero en adelante" y recordó que en la Asamblea se dijo que el dinero proveniente de la Federación que ha llegado esta semana iba a ser destinado a la plantilla. "Y no ha sido así", leyó el capitán Pedro Gilarte.

La convivencia en el club se ha tornado irrespirable y así quedó demostrado tras la lectura de ese comunicado, donde hubo un pequeño altercado entre algún directivo, algún jugador y algunos aficionados de la UPP.

Y sobre ese escenario auténticamente esquizofrénico, el Plasencia fue a jugarse el playoff ante un Diocesano ya salvado, pero que mostró un talante competitivo extraordinario. 

Sergio Moya salvó el 0-1 en el minuto 10 tras disparo de Javi Bernal. Y a partir de ahí, el Plasencia estiró tímidamente para buscar puerta con disparos altos de Luismi Redondo.

No pintaba bien el partido para los locales, con un centro del campo que no era capaz de cerrar los espacios. En una de esas, Iván Fernández sacó oro de un pase filtrado (0-1, m.53).

El Plasencia tardó poco en empatar. Luismi reclamó dos penaltis aparentemente claros. Solo le señalaron el segundo, por manos. El delantero hizo el 1-1 en el 56.

A los locales no les bastaba el empate y buscaron el 2-1 con más corazón que con cabeza. Lo rozaron Luismi y Aarón en la recta final. No quería saber nada del empate y al final no consiguió ni eso. Javi Bernal hizo el 1-2 en una contra en tiempo de descuento.
Una acción del partido entre el Plasencia y el Albacete en la primea vuelta.
Arcos Albacete Basket
64
Extremadura Plasencia
73
ARCOS ALBACETE  BASKET.
Eddy Polanco (18), Patrick Onwenu (14), Zarko Jukic (13), Álvaro Sanz (2), David Maldonado (2) –cinco inicial-, José Alberto García, Pablo Córdoba (7), Álvaro Picazo (3), Antonio García y Tyler Rudolph (5).
EXTREMADURA PLASENCIA.
Duane Morgan (16), José Antonio Medina (15), Diego Gallardo (5), Mario Álvarez (10), Arturo Fernández (8) –cinco inicial-, Pablo Villarejo (4), Germán Martínez (12), Javier Cardito (1) y Deng Mayot (2).
PARCIALES:

23-18, 29-38, 41-51 y 64-73.
+Estadísticas.
ÁRBITROS:
Igor Esteve Malmierca y Nicolás Murillo Khon.
INCIDENCIAS:
Pabellón del Parque.















Juan Carlos Ramos / Plasencia


Se acabó la liga para el Extremadura Plasencia. Queda una jornada para el final de la LEB Plata, pero el equipo placentino es desde este sábado nuevo equipo de la Liga EBA. Los de Raúl Pérez hicieron lo que tenían que hacer, es decir, ganar en Albacete, pero en el resto de canchas no acompañó un solo resultado. Sus cuatro máximos rivales sacaron adelante sus partidos y dejaron sin trascendencia la victoria del Plasencia en Albacete (64-73).

Se cumplió la máxima que rige el deporte de competición. No importa la calidad que tengas, lo que importa es las ganas de ganar que tengas. Y los rivales de los enemigos directos del Plasencia tenían poca o ninguna. Y también el propio Albacete, que desde que consumó su permanencia anda desconectado de la competición.

Y también se pasea el Menorca. Y el Aceitunas Fragata Morón. Y el Universitat de Vic. Vamos, que el tramo final de temporada en esta fase de permanencia está siendo un auténtico chiste, con equipos ya salvados o ya descendidos que no comparecen sobre la cancha.

Pero la culpa del descenso del Plasencia no la tiene esta caricatura de fase y sí la racha de cinco derrotas consecutivas con la que los extremeños se hundieron en la tabla. Raúl Pérez, en su llegada al equipo, ya tenía poco margen de reacción. Tres victorias en cuatro partidos no le han servido para llegar con vida hasta el final.

El encuentro en Albacete fue relativamente sencillo. Al menos más que si hubieran estado Marcus Van o Tyler Rudolph, éste en plenitud de condiciones. Los manchegos dieron la cara en el primer cuarto (23-17) y luego se borraron de la pista cuando el Plasencia se puso a defender y a acudir al rebote con contundencia. Al descanso, el marcador era de 29-37.

El Plasencia alcanzó una máxima de 12 en el tercer cuarto (39-51), pero fue entonces cuando el Albacete volvió a morder en defensa para poner las tablas (61-61). El Plasencia, sin inspiración desde la línea de 3, apostó por el plan B –algo que no ha sabido hacer en muchos tramos de la temporada- y con balones al poste bajo acabó por sentenciar.
Javi López, a la derecha, en el partido ante el Diocesano en la primera vuelta disputado en Cáceres.

Juan Carlos Ramos / Tras la consecución del título de liga por parte del Mérida la pasada semana y clasificación matemática para el playoff del Moralo, toda la atención del grupo XIV de Tercera División en la parte alta se centra en la lucha por el cuarto puesto. Y en esa pugna por el cuarto puesto, a falta de tres jornadas para el final, ya solo hay dos equipos: Coria y UP Plasencia.

Los otros dos candidatos han quedado apeados de la carrera a lo largo de esta semana. Primero, el Extremadura B, al hacerse oficial la alineación indebida ante el Valdivia. Y segundo, el Jerez, tras perder el viernes en Navalmoral.

Dos puntos separan a caurienses y placentinos, que además han empatado en sus dos duelos particulares. La diferencia es casi mínima, ya que un simple empate del Coria en sus tres partidos abriría las opciones del Plasencia.

Eso sí, el equipo placentino sabe que a partir de ahora tiene que ganar o morir, mucho más tras el último empate en casa del descendido Valdelacalzada. El primer 'match-ball', ante el CD Diocesano.

Y una jornada más, para variar, la semana no ha sido la ideal para preparar un partido de tanta trascendencia. Y otra vez, como siempre, el trasfondo económico y las cantidades pendientes vuelven a ser el origen del malestar de entrenadores y jugadores. Un malestar que podría verse reflejado antes del partido ante el Diocesano en una nueva acción de protesta, tal y como sucedió hace dos semanas ante el Extremadura B.

"Hace tiempo que no tenía la sensación de decepción y mucho más que quiero expresar. Qué mal se pasa y de qué mala hostia me pone, pero por estos tíos me dejaré los cojones hasta el final. El domingo a las 12 queremos el Municipal hasta arriba", señalaba Luismi en su perfil de Instagram en una foto junto a sus futbolistas.

"Es la hora... y es la hora de volver a dejarse las pelotas por este equipo, por este escudo y por esta afición", insistía posteriormente en Twitter.

En lo meramente deportivo, el entrenador placentino podrá contar con toda su plantilla, una vez que no hay lesionados ni sancionados. Arrastran molestias jugadores como Pedro Gilarte, Durántez, Carlos Valverde, Manu Moreira y Borja Encada, pero todos tendrán participación ante el Diocesano.

Regresan tras cumplir ciclo de amonestaciones Álvaro Juanals y Kofi, que seguramente tengan puesto en el once titular.

Por el Diocesano, virtualmente salvado, Rai podrá contar en teoría con toda su plantilla, aunque el equipo inicial es una incógnita, ya que las rotaciones están caracterizando este tramo final de temporada.

UP Plasencia: Sergio Moya, Belli, Edet, Álvaro Juanals, Carlos Valverde, Durántez, Pedro Gilarte, Manu Moreira, Javi López, Aarón y Kofi.

CD Diocesano: Oriol, Manu, Ismael, Colo, Valentín, Juanlu, Jaime, Alcázar, Iván, Chori y Adri.

Árbitro: Víctor Manuel Pavón Guillén.

Campo: Estadio Municipal, 12:00 horas.

Mario Álvarez y Arturo Fernández se retiran en el partido ante el Albacete en la primera vuelta.

Juan Carlos Ramos / Dos jornadas para el final y segundo 'match-ball' para el Extremadura Plasencia. Solventó el primero con victoria clara ante el Menorca y tendrá que hacer lo mismo esta noche en la cancha del Albacete (Pabellón El Parque, 20:00 horas). Si no gana, consumará su descenso matemático a la Liga EBA y sobrará la última jornada.

Incluso si el Plasencia fuera capaz de ganar en tierras manchegas, puede que esa victoria suficiente para seguir con vida hasta el cierre de la fase de permanencia. Necesita que al menos pierdan uno de los tres equipos que suma un balance de 11-9: Rioja, Hospitalet y Baskonia. Si ganan los tres, adiós a la LEB Plata, pase lo que pase en Albacete.

En estas dos últimas jornadas, podrían darse múltiples combinaciones. Pero casi todas las opciones de permanencia para el Plasencia pasan por estas tres premisas: ganar en Albacete, que el Hospitalet pierda en casa ante un Ávila que se juega su última bala y que el Gijón pierda en la cancha de un Morón que ya está salvado.

Si eso sucede, el Extremadura Plasencia volvería a depender de sí mismo y se jugaría la permanencia en la última jornada en casa ante el Hopistalet.

"No creo que necesitemos un milagro, ya que hay partidos que se pueden dar a favor. Los rivales tienen salidas difíciles y creo que tendremos opciones en la última jornada si somos capaces de ganar en Albacete. Es difícil, pero puede pasar de todo", decía Raúl Pérez en la previa del partido.

Todo pasa por seguir creyendo en sí mismos. "Con trabajo, con esfuerzo, con lucha… Tenemos que saber que no podemos venirnos abajo en ningún momento porque eso nos puede hacer perder la categoría. Los chicos están concienciado y han realizado una semana de trabajo muy buena. Queremos repetir las buenas sensaciones del último partido", asegura el entrenador placentino.

Enfrente tendrá a un Albacete que ha bajado enteros desde que se fue el americano Marcus Van, ya con el equipo salvado. Además, tiene a dos jugadores importantes como Tyler Rudolph y Zarco Jukic entre algodones. Eso lo pagó en la pasada jornada en Ávila con una derrota muy llamativa (86-44).

"No me espero el Albacete del otro día, pero si tiene bajas tratarán de imponer un ritmo pausado y con muchas zonas. Nosotros, todo lo contrario, queremos un partido con ritmo alto", anticipa Raúl Pérez.