Pin It

CRÓNICA. El árbitro dinamitó el derbi Plasencia-Moralo (1-1)

estadio placentino | domingo, septiembre 21, 2014 |

Los jugadores de la UPP celebran el 1-0 de Pedro Gilarte.
UP Plasencia
1
Moralo CP
1
UP PLASENCIA:
Héctor, Juanfran, Albarrán (Cristian, m.93), Eduardo Parri, Valenzuela, Gilarte, Jairo (Edu Hernández, m.93), Barbero, Perlaza (Adri, m.78), Mateos y Vecino.
MORALO CP:
César, Edu, Cano, Mula, Asiel, Viti, Jonny, Pinilla (Chechu, m.63), Rulo, Sergio Gómez y Yasin (Pintado, m.73).
GOLES:
1-0 (m.67): Pedro Gilarte. 1-1 (m.75): Asiel.
ÁRBITRO:
Salcedo Pámpano. Mostró tarjetas amarillas a Juanfran, Albarrán, Eduardo Parri, Valenzuela, Gilarte y Barbero (2, expulsado en el minuto 71); y a Edu (2, la segunda acabado ya el encuentro), Cano, Viti, Yasin y Chechu, del Moralo. Expulsó al masajista local Rafa Panadero.
INCIDENCIAS:
Estadio Municipal, 400 espectadores.








































3 PUNTOS
2 PUNTOS
1 PUNTO
Pedro Gilarte
Eduardo Parri
Jairo

Juan Carlos Ramos / Plasencia


La figura arbitral suele ser un imponderable que afecta de forma implícita el desarrollo de un partido, tal como lo hace la lluvia, el viento o un montículo que desvía el balón al fondo de las redes, desafiando los méritos de uno y otro equipo. Los jugadores lo saben y como tal deben evitar juicios de valor sobre la persona del colegiado para justificar una derrota o un mal partido.

Sin embargo, en este caso es obligado hablar de Salcedo Pámpano para entender de alguna forma el derbi que disputaron Plasencia y Moralo. Ambos equipos salieron dispuestos a aburrir al respetable en busca del 0-0 y acabaron desquiciados en un festival de tarjetas a pesar de tratarse de un partido de guante blanco, sin una mala patada o una desconsideración hacia el rival. Al menos, esas 13 amarillas –con tres rojas en diferentes formas- sirvieron para meterle picante un partido que se desbocó en el ecuador de la segunda mitad. Lo malo es que la locura del césped saltó a las gradas en forma de rifi-rafes entre un aficionado local y un futbolista visitante.

Lo único rescatable de una anodina primera mitad fue un remate de Yasin al lateral del poste de la portería placentina, si bien Héctor tenía bien cubiertos todos los huecos. Era el minuto 1. En el resto de los 45 minutos apenas destacó alguna acción de Pedro Gilarte, por parte local, y Rulo, por la visitante. Por entonces, la antibeligerancia se saldaba con cinco amarillas.

Ese pacto de no agresión perduró hasta el minuto 72. Héctor sacó en largo, Jairo prolongó de cabeza y Pedro Gilarte vio adelantado a César para superarle de perfecta vaselina. Todo un golazo (1-0) y golpe certero que dejó al Moralo grogui. Jairo pudo dejarle totalmente noqueado tres minutos después, pero en el mano a mano se encontró con un fenomenal César.

Los tres puntos parecían encarrilados para la UPP. Entonces llegó el mayor disparate de la mañana, cuando Barbero se disponía a retirarse en sustitución de Edu Hernández. Salcedo Pámpano entendió que ralentizaba su salida y le mostró la amarilla. El delantero, sumamente inocente, respondió sin apresurar su marcha y el colegiado le propinó la segunda amarilla en menos de diez segundos. Un incidente que convirtió el partido en un correcalles del que sacó tajada el Moralo en el 75, tras un cabezazo de Asiel a un saque de esquina (1-1).

El equipo de David Salvo quería los tres puntos y decidió abrir el campo apoyándose en la asociación de los hermanos Gómez –Sergio y Jonny-, pero en la definición se topó con un Rulo que nunca tuvo la portería en su radar. La UPP también demostró que no estaba satisfecha con la igualada después de haber acariciado la victoria. Fue a por ella y a punto estuvo de conseguirla, pero de nuevo se chocó con esos imponderables arbitrales. Eduardo Parri rompió el fuera de juego y picó el balón a la salida de César para alojar el balón en las redes. El asistente señaló fuera de juego, pero una vez vistas las imágenes en vídeo se pudo apreciar que el defensa arrancó en posición reglamentaria por casi un metro.

Al final, descontento generalizado por parte de los dos equipos, reparto de puntos y jugoso botín recaudatorio que va a las arcas de la Federación a costa de un festival de tarjetas en un partido de guante blanco.

Categoría : , , , ,