Pin It

La mayor goleada en contra en los 75 años del Plasencia

estadio placentino | martes, mayo 05, 2015 |

Contrastes. De los años dorados en los 80 al 10-1 del pasado domingo en Mérida.
Juan Carlos Ramos (Hoy) / La 2014/2015 se presumía una temporada de efemérides y de celebraciones en la UP Plasencia. Por una parte, el club cumple tres cuartos de siglo, si bien en 1940 arrancó con la nomenclatura de Plasencia CF. Por otra, el 16 de junio se cumplirán treinta años desde que la UPP escribiera el capítulo más brillante de toda su andadura y el que los aficionados recuerdan con más cariño: su primer ascenso a Segunda B en Alcira. Precisamente, la foto del once que saltó al césped del Luis Suñer (Ondarru, Isidro, Yoyo, Victorino, Juanín, Adolfo, Oliva, Jiménez, Lupo, Contreras y Fernando) ilustra los carnets de socios de la presente campaña. Celebrar la fundación y el primer ascenso a Segunda B hubieran sido una buena forma de dar cierre a la temporada.

Sin embargo, esos gratos recuerdos han quedado disipados ante lo que está siendo la peor temporada de toda su historia. La UPP está batiendo este año récords negativos que, a falta de certificarse el descenso a Regional Preferente, encontraron este domingo un broche nefasto en Mérida. La contundente derrota por 10-1 supone la peor goleada en contra sufrida por el Plasencia en toda su historia. Hasta la fecha, los tropiezos más graves en categoría nacional se remontaban al 13 de octubre de 1946 ante el Real Valladolid en la Tercera División Grupo 7, en el Estadio Municipal pucelano (Estadio José Zorrilla a partir de 1951), donde el llerenense Juan Acedo anotó seis goles para firmar un 9-0; y al 7 de noviembre de 1954 ante el Don Benito en la Tercera División Grupo 14, donde los placentinos cayeron en Las Albercas por un claro 10-2. Valverde marcó cinco goles.

El 10-1 de Mérida pasa a ocupar desde este 3 de mayo de 2015 la ‘pole position’ de las páginas más oscuras de la historia de la UP Plasencia. Y lo hace en una Tercera División que no es ni de lejos tan competitiva como la Tercera de hace 40, 50 ó 60 años, que se encontraba al nivel de una Segunda B actual. Algo más de cincuenta placentinos tuvieron el honor de haberlo vivido en directo, ya que un autobús viajó hasta Mérida para apoyar al equipo en su lucha por la permanencia. Uno de los que estuvo en el Estadio Romano fue el presidente del club, Rubén Hernández. “Se te queda cara de tonto a pesar del excelente trato que recibimos. Incluso, cuando marcamos nuestro gol empezaron a gritar nuestro nombre. Se merecen subir a Segunda B por afición”.

Récords negativos
Más récords negativos que pueden tener lugar. El Plasencia nunca ha descendido como colista, posición que actualmente ocupa. Ni siquiera en los tres descensos consumados en Segunda B. Pero lo que ya no puede evitar es batir el peor registro de puntos obtenidos (o ratio por partido) en una temporada. En el año de su último descenso a Preferente logró un total de 35 puntos. Ahora sólo suma 24, por lo que como máximo podría llegar a 30. “Si sucede, nos habremos merecido descender Preferente. No se han hecho los deberes a pesar de todas las oportunidades que nos ha dado la competición. Pero que a la gente no se le olvide que nosotros cogimos el club para que no desapareciese. Llegamos con dos objetivos: uno, superar el número de socios, algo que hicimos con 400; otro, salvar al equipo, algo que no hemos conseguido”, dice un resignado Rubén Hernández, frustrado de que el incansable trabajo de su junta directiva no haya encontrado recompensa: “No será porque no nos lo hayamos currado. Sólo nos ha faltado montar en globo. Hemos puesto entradas gratis, hemos hecho fiestas rocieras, el concurso de la caca de la vaca, hemos pagado a los jugadores al día… Todos los directivos hemos estado dando el callo. Yo mismo riego el césped o cambio las lonas de publicidad”.

Sin fútbol nacional
El Plasencia puede consumar su descenso el próximo domingo en Coria. Da igual que saque adelante los tres puntos. Hace seis años también descendió a falta de una jornada y en una localidad como vecina como Navalmoral de la Mata. De los supervivientes de aquella plantilla quedan David Albarrán y su técnico, Rafa Rincón Rus. El Ciudad de Plasencia recogió el testigo de la UPP en Tercera División al año siguiente.

De consumarse su descenso, Plasencia se quedaría sin fútbol en categoría nacional después de 37 años. El 14 de mayo de 1978, tras ganar al Valdepeñas por 2-1 en el desaparecido campo de San Calixto, la UPP perdió la categoría por sólo un punto. Ese descenso no hubiera sucedido si en esa época se hubieran asignado tres puntos a las victorias y no sólo dos.

Una desaparición del fútbol placentino del ámbito nacional que debe considerarse como trágico y llevar a la reflexión, ya que el Plasencia ha sido un asiduo de la Tercera División –da igual su formato cambiante- desde que el 24 de septiembre de 1944 debutara con victoria sobre el Trujillo por 3-1.“Muchos nos paran por la calle y nos preguntan por qué estamos así. ¿Por qué estamos así? Porque tú no vas al fútbol, les digo. Es una pena que jugándonos la salvación sólo vayan 200 personas. ¿Fusión con el Ciudad de Plasencia? Es complicado, más ahora con el Ciconia Negra. ¿Qué hacemos? ¿Nos fusionamos los tres clubes?”, señala Rubén Hernández, que anticipa que su junta gestora se presentará a las próximas elecciones a presidente para tratar de seguir con el proyecto cuatro años más. “Con lo bien que se han hecho económicamente las cosas, hubiera sido genial empezar la próxima temporada en Tercera División. Pero si los aficionados quieren, el próximo año crearemos un proyecto ilusionante. Tenemos esa espinita clavada”.

Categoría : , , ,