Header Ads


La UP Plasencia rendirá el domingo un homenaje a Adolfo, el mítico capitán de Alcira

Adolfo, junto a Yoyo, en el partido en Alcira que le dio al Plasencia su primer ascenso a Segunda B (16/06/1985).

La UP Plasencia brindará el próximo domingo, antes del partido ante el Moralo, un homenaje al que fuera capitán del equipo durante varias temporadas, el ‘pelirrojo’ Adolfo Marcos González (26/06/1958).

Nacido en Cáceres, Adolfo se formó en la cantera del Racing Placentino y el Plasencia Industrial, donde llegó a debutar en Regional Preferente con solo 15 años (1973/1974). A la temporada siguiente ingresó en los juveniles de la UP Plasencia, en la primera temporada del club con ese nombre tras la fusión del CD Plasencia y el Plasencia Industrial.

En la temporada 75/76, todavía siendo juvenil, fichó por el Cacereño, donde estuvo cinco campañas. En las filas del equipo verde, logró el ascenso a 2ªB en la 77/78 y en esa categoría ese año disputó 21 partidos.

Tras descender, jugó un año más en el Cacereño antes de fichar por el Ibiza de 2ªB, en la 80/81. Decidió marcharse cuando el míster Curro, con el que estuvo en el Cacereño, le reclamó para fichar por el Ibiza. En las islas jugó 45 partidos en 2ªB.

En la 82/83, tras problemas económicos en el Ibiza, regresó a Plasencia de la mano de Manuel de Nicolás y fue uno de los capitanes desde su segunda temporada, coincidiendo con la llegada de Alberto Uriona al banquillo.

El pelirrojo cacereño gozaba de un excelente disparo con ambas piernas y era incansable por la banda. “Aunque empecé jugando en el medio campo, Uriona me encontró sitio en el lateral izquierdo y la verdad es que en ese puesto me sentí muy cómodo”, reconocía hace unos años.

Portó el brazalete en partidos tan históricos como el del ascenso en Alcira o el partido de la Copa del Rey ante el Español. Desde su llegada fue el lateral izquierdo titular del equipo.

Del partido disputado en el Luis Suñer recuerda que “la prensa de allí nos menospreció y nos trató como si fuésemos un equipo vulgar. Con mucha casta e ilusión sacamos la eliminatoria hacia delante”. Adolfo también destaca “la convivencia y la armonía existente en la plantilla como alguna de las claves del éxito, siempre había tiempo para hacer alguna parrillada y eso fortalecía mucho al grupo”.

Adolfo, junto a Oliva, en la temporada 1985/1986.

En Plasencia jugó un total de cuatro temporadas:

1982/1983 Tercera 10º

1983/1984 Tercera 2º

1984/1985 Tercera 1º y ascenso

1985/1986 2ªB 12º y descenso


Tras ser titular a lo largo de toda la primera vuelta en 2ªB, disputó su último partido como jugador de la UP Plasencia el 19 de enero de 1986 en casa ante el Ceuta (1-2). Una lesión grave de tobillo y una buena oferta laboral fuera de Plasencia le animaron a colgar de forma anticipada las botas a los 27 años a pesar de tener contrato en vigor con la UP Plasencia.

No hay comentarios