-
Pin It

PREVIA. El Plasencia se somete en Zamora a un test sin trascendencia

Estadio Norte | viernes, febrero 15, 2019 |

Arturo Fernández es duda en Zamora por molestias en la zona del psoas.
Juan Carlos Ramos / Seguramente sea el partido menos importante de la LEB Plata a lo largo de toda la temporada. Tanto es así que la FEB ha permitido que el Zamora-Plasencia se dispute media hora por encima del horario unificado de esta última jornada de la liga regular. Los que tienen cosas en juego, a las 20:00; los que no, a las 20:30. EL único caso de las dos conferencias es este Zamora-Plasencia.

La victoria de uno u otro no valdrá para nada. Los zamoranos pasarán playoff de ascenso con un acumulado de 6-3. Los placentinos mirarán a otras canchas para saber si su bagaje en el grupo malo es de 6-4, 5-5 ó 4-6. Lo mejor para los extremeños es que el Zornotza caiga al playoff de descenso. Para ello, tiene que perder en casa ante el Ávila y que el Rioja gane en su pista al Baskonia. Así, el acumulado sería de 6-4.

Por cuarta jornada seguida, el Plasencia volverá a afrontar un partido con solo ocho jugadores. Incluso, en este último caso, el panorama es si cabe peor, ya que Arturo Fernández sufre molestias en el psoas que le han impedido entrenarse con normalidad. Sufre dolores en la zona del tronco desde hace tres semanas y su participación en el Ángel Nieto podría ser menos significativa.

La situación de Duane Morgan y Marcellus Roberts no acaba de desatascarse. Los americanos, desde hace dos semanas en Estados Unidos, siguen sin solventar sus problemas burocráticos y su regreso a España no se espera de forma inminente. Al menos, no para que estén presentes el inicio de la fase de permanencia que tendrá lugar el 27 de febrero.

La dirección deportiva sigue sondeando el mercado y lo más seguro es que la próxima semana pueda anunciar el fichaje de un pívot con pasaporte comunitario, procedente de la Liga EBA. Solo llegará un jugador nuevo, ya que el club tiene confianza en que Morgan y Roberts puedan obtener el visado de trabajo.

"Para nosotros es una oportunidad de jugar un cinco contra cinco, ya que en los entrenamientos hay poca competencia. No hay nada en juego, pero es un buen test para la siguiente fase. No quiero que haya poca intensidad o que seamos un convidado de piedra", reconoce el técnico Rafa Sanz.

Categoría : , ,