Header Ads


REPORTAJE. Jandri, una leyenda viva

Jandri jugó en la UP Plasencia en dos etapas diferentes después de militar dos temporadas en Primera División en las filas del Salamanca y del Osasuna. En el Nou Camp, ante Prosinecki.
Entrevista Revista Estadio Norte / Los que le han visto jugar dicen de él que era un futbolista de brega, con un tesón interminable y una fuerza de voluntad infinita. Lo demostró desde la cantera del Valladolid, donde se formó como jugador, hasta en la propia Primera División, enrolado en las filas del Salamanca y el Osasuna. Al año siguiente de abandonar El Sadar o Reyno de Navarra, en la 98/99, Jandri recaló en la  UPP y a partir de ahí comenzó su especial relación con Plasencia y que dura hasta el momento, ya sea como jugador, como parte del staff o como simple aficionado.

Alejandro Arenales Marchena ‘Jandri’ (Laguna de Duero, 09/02/1968) fue un trotamundos del fútbol: Valladolid, Cultural, Salamanca, Osasuna, Plasencia, Almería, Lugo, Portugal, Yeclano y otra vez Plasencia. Una amplia trayectoria que le dio la posibilidad de jugar ante los más grandes: “La verdad es que miro atrás y estoy satisfecho de ver cómo ha transcurrido mi carrera. Sin embargo, creo que podía haber jugado algún año más en Primera División, pero no tuve suerte”.

Recuerdos hay cientos, pero Jandri prefiere quedarse con dos de ellos, ambos con la Unión Deportiva Salamanca. El primero, durante la fase de ascenso a Segunda A, cuando marcó tres de los seis goles de su equipo en esa liguilla; y el segundo, el 0-5 en Albacete que le dio a la UDS el ascenso a la Primera División. Esas dos gestas le hicieron ser un personaje muy querido en Salamanca, un respesto que no perdió ni cuanto tiraba las faltas fuera de El Helmántico: “Siempre he tenido un gran disparo, lo que pasa es que tirar faltas no se aprende de la noche a  la mañana. Es cuestión de experiencia. Sólo basta ver que cuando vine a Plasencia las metía todas”, bromea.


Jandri, posando con la camiseta del Salamanca en el Nou Camp.
El ex de la UPP también tiene en su memoria la calidad de futbolistas que tuvo al lado. “Me acuerdo sobre todo de dos jugadores que estuvieron en mis equipos. Uno era el peruano Chemo del Solar. Tenía una calidad grandísima con el balón de los pies, pero claro, no todo en el fútbol es el balón, sino que también hay que saber defender y sacrificarse por el equipo, y de eso Chemo del Solar andaba justito. El otro era Onésimo, al que tuve como compañero en el Valladolid, pero también como rival. Era el único delantero que me amargaba la vida, como se suele decir, porque era buenísimo en el regate corto y en el uno contra uno”, señala Jandri.



Gol de Jandri en el Estadio Romano. Mérida-UP Plasencia: 1-2 (2004/2005)

Sin embargo, en lo que a enfrentamientos se refiere, el jugador pucelano guarda un especial recuerdo del partido que Osasuna disputó ante el Milan con motivo de un trofeo amistoso organizado por la Caja de Navarra. “Pude jugar ante Maldini, que ha sido el futbolista al que más admirado siempre. Fue todo un placer poder estar sobre el mismo césped que ese futbolista, uno de los mejores defensas de la historia”.

Cambiando de giro y mirando hacia los banquillos, Jandri ha tenido numeros técnicos. Sin embargo, si tiene que elegir, se queda con las enseñanzas de Juanma Lillo: “Era un poco supersticioso, pero un gran técnico, el entrenador que más me ha aportado”.

“¿Quién me iba a decir que iba a acabar en Plasencia? Pues nadie. Lo importante es que aquí me siento como en casa, la gente tiene un gran corazón y ya pasé el momento en el que me decían si era algo frío. Así es el carácter de los castellanos, que nos cuesta un poco más darnos a conocer. Sin embargo, ahora soy un placentino más”, sentencia Jandri.


Jandri, en el medio, el pasado mes de diciembre en un homenaje junto a Mariano, Paco Gil (DEP), Miguel Ángel Sainz y Luismi.

No hay comentarios