Pin It

CRÓNICA. La Bombonera no aleja la crisis placentina (87-101)

estadio placentino | lunes, marzo 09, 2015 |

Pablo Bayle, lesionado, trata de animar a sus compañeros.
Plasencia Extremadura
87
CAM Enrique Soler
101
PLASENCIA EXTREMADURA:
Serrano, Seck (4), Herman (28), Bayle, Greven (29) –cinco inicial-, Kiknadze (5), Grinius (14), Proleta (7), Barbero, Hernández y Morcillo.
CAM ENRIQUE SOLER:
Marín (16), Pascual, Martínez (14), Graessle (42), González (20) –cinco inicial-, Del Pino, Domínguez (1), García (2), Platero y Terrón (6).
PARCIALES:
23-34, 52-60, 72-85 y 87-101.
+Estadísticas.
ÁRBITROS:
Francisco Rastrollo y Raúl Aguilera.
INCIDENCIAS:
Pabellón Ciudad de Plasencia, 300 espectadores.

































Juan Carlos Ramos / Plasencia


Cuarta derrota seguida del Plasencia Extremadura. Nuevo traspié del equipo placentino que le aleja ya definitivamente de los playoffs de ascenso a la Adecco Plata. El conjunto extremeño ya tenía pocas opciones de meterse entre los tres primeros del grupo D de la Liga EBA, pero la derrota ante el Enrique Soler (87-101) ha hecho asumir a los jerteños que su destino esta temporada no pasa por estar en la siguiente fase.

El partido se empezó a torcer desde bien pronto, con un parcial en contra de 4-11 que tuvo su broche negativo en la lesión de Pablo Bayle en el minuto 3. El base placentino cayó al suelo en una acción fortuita y se retiró al banquillo cojeando, llevándose la mano a los abductores. A partir de ahí el encuentro se convirtió más en un duelo de All-Star que un compromiso oficial. Las defensas se borraron de la cancha y los mejores artilleros de cada equipo se desafiaron en un bombardeo constante de lanzamientos, todos animados por sus buenos porcentajes de tiro.

Esa dinámica favoreció al Enrique Soler, que alcanzó una máxima de 16 puntos en el minuto 6 (10-26). Con Pablo Bayle sentado en el banquillo, Jesús Porras encomendó la labor de dirección a Marko Proleta, pero su tercera falta personal volvió a condicionar los esquemas del técnico local. Con 23-34 se llegó al final del primer cuarto.

Un parcial favorable de 7-0 le permitió al Plasencia Extremadura engancharse al partido (30-34), pero entonces Joe Graessle demostró por qué es el mejor anotador de la competición. El americano alcanzó 31 puntos en los primeros 15 minutos en cancha y posibilitó que el Plasencia no se acercara demasiado, por mucho que Herman y Greven estuvieran enrachados. Un total de 41 puntos entre los dos al descanso (52-60).

La segunda mitad empezó como la primera, con un parcial de 2-9 que obligó a Jesús Porras a solicitar un tiempo muerto en el minuto 22 (54-69). El parón sirvió para parar el ritmo desenfrenando de los dos primeros cuartos. El guión del encuentro transcurrió por los mismos derroteros, con intercambio de canastas y posesiones cortas que dejaron clara una cosa: no siempre las altas anotaciones son sinónimo de espectáculo. El Plasencia no supo calmar el juego y eso no hizo más que allanar el camino del Enrique Soler, que gozó de una máxima de 19 puntos (56-75).

Con ventaja de 13 arrancaron los últimos diez minutos (72-85). Y más de lo mismo. Locura de transiciones sobre la pista que puso a prueba el fondo físico de los jugadores. El Plasencia Extremadura llegó a acercarse a 10 puntos (80-88), pero fue todo lo que pudo dar de sí el equipo placentino. Con la eliminación de Sam Seck, el conjunto local perdió opciones por dentro y el Enrique Soler aprovechó para finiquitar la victoria final por 87-101.

Categoría : , , , ,