Pin It

3ªD. El Olivenza y un campo decrépito frenan en seco a la UP Plasencia (1-2)

estadio placentino | lunes, diciembre 04, 2017 |

Aarón trata de controlar dentro del área ante la oposición de Juanma Hormigo.
UP Plasencia
1
Olivenza FC
2
UP PLASENCIA.
Álex Hernández, Cifu, Pascu, Edet (Pedro Gilarte, m.81), Álex Jiménez, Durántez, Aarón, Iván Henares (Sergio Sánchez, m.56), Manu Moreira (Alberto Núñez, m.66), Karim y Luismi.
OLIVENZA FC.
Ciga, Hormigo, Carlos Arias, Capa, Peca, Folleco, Juanjo (Víctor Aguinaco, m.58), Iván Cabanillas, Jony (Chicote, m.83) y Javi Casero.
GOLES:

0-1 (m.21): Hormingo. 1-1 (m.56): Hormigo, en propia puerta. 1-2 (m.75): Jony.
ÁRBITRO:
Gómez Carmona. Mostró tarjetas amarillas a Edet, Cifu, Sergio Sánchez y Pascu, de la UP Plasencia; y a Juanjo y Víctor Aguinaco, del Olivenza. Expulsó con roja directa al visitante Jaime en el minuto 39 mientras estaba en el banquillo.
INCIDENCIAS:
Estadio Municipal, 750 espectadores.




















































Juan Carlos Ramos (Hoy) / Plasencia


Hace una semana, al cuarto de hora de su partido ante el Moralo, estaba líder de Tercera División con dos puntos de ventaja sobre el segundo clasificado. Ahora, tras completar las últimas dos jornadas, se encuentra a cinco puntos del primer puesto y fuera de los playoffs de ascenso.

La derrota de la UP Plasencia ante el Olivenza, al margen de las peculiaridades del campo, ha sentado como un puñal en el corazón de los aficionados placentinos, que se echan a temblar temiendo que la temporada pueda ir hacia abajo. Al Olivenza le bastó sacar a relucir su fútbol canchero para desquiciar a su oponente y esperar a que se pegara un tiro en el pie para llevarse la victoria (1-2).

Y luego está el campo. O mejor dicho, y luego está el tremendo patatal en el que se ha convertido el césped del Estadio Municipal. Aún no han llovido ni helado con fuerza y el terreno de juego ya se parece a un campo de minas después de que un rebaño de vacas pasara por encima. El año que la UPP se ha comprado un avión, no tiene aeropuerto para aterrizarlo. Y parece que nadie mueve un dedo para arreglarlo, porque esta historia ya está más que enquistada.

Pero siempre nos quedará hablar de fútbol o como quiera que se llame el deporte que se desarrolla sobre una superficie de dunas. ¿Quizás fútbolcross? Porque la verdad es que, sobre este mismo decrépito tapete, la UPP ha hecho mucho mejor juego que ante el Olivenza. Quién sabe si sobre el césped del Bernabéu también se hubiera topado de bruces con una defensa de cinco que lideró Folleco como si fuera un enorme mariscal. Vamos, por ser diáfanos, el partido de la UPP fue el más decepcionante de los vistos en casa.

A balón parado llegó el 0-1 para el Olivenza en el minuto 21. Tras un placaje dentro del área que los locales reclamaron como falta, el centro encontró desmarcado a Hormigo. El lateral, en el segundo palo, metió la cabeza para coger contrapié a Álex Hernández.

En el área contraria, la tripleta de centrales formada por Capa, Folleco y Peca maniataron perfectamente a Luismi y Karim. Si acaso, fue el africano el que más réditos encontró cuando jugó llegando desde atrás.

El Olivenza pudo haber hecho más daño antes de llegar al descanso. Carlos Arias botó un centro escorado, el balón sobrevoló las cabezas de los jugadores y botó antes de alojarse en la escuadra. Gómez Carmona, segundos después de darlo por válido, lo anuló al acordarse de que tenía el brazo levantado antes de sacarse la falta. Casi a continuación, remate casi a bocajarro de Karim y Ciga detiene en línea de gol, aunque el delantero reclamó insistentemente.

Siguiendo con el 'fútbolcross', la segunda mitad amaneció con el gol en propia puerta de Hormigo al tratar de despejar un centro y un posterior despeje que se encontró casi bajo los palos (1-1, m.56).

En un escenario trabado y con muchos parones, la UPP devolvía el partido a su lugar original. Pero la última media hora fue un quiero y no puedo del Plasencia. Los fallos a la hora de sacar el balón jugado se siguieron produciendo y Víctor Aguinaco estuvo a punto de aprovechar un error de Pascu para hacer el segundo.

José Diego Pastelero decidió adelantar a Aarón en busca del juego directo y para ello quitó a Manu Moreira por Alberto Núñez y metió a la izquierda a Karim. Anarquía o muerte, como diría Bakunin. Y al final fue muerte.

Error de Durántez en el saque de una falta, rápido repliegue oliventino y Jonny, en el segundo palo, hacía el 1-2 en el minuto 75 para dar el mayor disgusto a los aficionados placentinos en casa desde aquel 0-5 ante el Coria hace casi un año.

Categoría : , ,